Las 4 Principales Certificaciones de Construcciones Sostenibles

certificaciones de construcciones sostenibles

El sector de la construcción es uno de los que más recursos demanda a nivel mundial y tiene un peso significativo dentro de las economías de los países alrededor del mundo. Tanta es su importancia, que a causa del COVID-19, muchos países están buscando reactivar su economía a través de la construcción. El hecho de que la construcción demande gran cantidad y diversidad de recursos implica que se deben promover estrategias para incentivar la masificación de construcciones sostenibles, y es por esta razón, que hoy te quiero hablar de las 4 principales certificaciones de construcciones sostenibles que hay a nivel mundial, diseñadas principalmente en lograr este objetivo.

Para que las ciudades en las que vivimos sean consideradas ciudades sostenibles, además de estructurar estrategias en movilidad, automatización, seguridad, entre otras, se deben fortalecer también los métidos que incentiven las construcciones sostenibles, por medio de la implementación de leyes de obligatorio cumplimiento para las nuevas edificaciones, donde se les exija cumplir estándares mínimos de sostenibilidad. De igual manera, es importante buscar otros mecanismos que promuevan estas prácticas, cómo, por ejemplo, incentivos tributarios o beneficios en la financiación, sin embargo, estas no son las únicas opciones, puesto que existen otro tipo de estrategias diseñadas por organizaciones especializadas en este fin: las certificaciones de construcciones sostenibles.

Las certificaciones de construcciones sostenibles son sistemas de evaluación y certificación creadas por diferentes entidades con el objetivo de verificar y certificar que tan sostenible es una edificación. Las diferentes certificaciones que existen hoy en día abordan diferentes elementos constructivos que hacen parte de las construcciones, donde algunas de éstas están enfocadas en ciertas regiones particulares alrededor del mundo.

Mientras que unas certificaciones se encargan de verificar, a través de evaluaciones subcontratadas e imparciales, si los edificios cumplen con los criterios mínimos de eficiencia en cuanto al uso de energía, agua y materiales, otras crean diferentes sistemas de clasificación basandose en un sistema de puntuación particular de acuerdo con las evaluaciones.

En este artículo quiero contarte sobre cuatro de las muchas certificaciones de construcciones sostenibles que existen y qué, desde mi punto de vista, son las más relevantes y/o tienen mayor participación en América Latina.

CERTIFICACIONES DE SOSTENIBILIDAD PARA EDIFICACIONES

1. EDGE

La certificación EDGE es una iniciativa del Banco Mundial, cuyo nombre proviene de “Excelencia en diseño para mayores eficiencias”, la cual fue creada en el año 2014 con el objetivo de ofrecer a los diferentes lideres en el sector de la construcción la oportunidad de obtener una ventaja competitiva, que les diera la posibilidad de diferenciar sus proyectos de la competencia, además de agregarle valor a sus clientes.

El banco mundial creo la certificación EDGE para poder ofrecer una respuesta a la necesidad de tener una solución cuantificable y verídica para las construcciones sostenibles, principalmente para los países en vía de desarrollo, razón por la cual esta certificación tiene tanta fuerza en Latino América.

La certificación EDGE está enfocada principalmente en tres aspectos claves de las construcciones: la eficiencia energética, el uso eficiente del agua y la optimización de materiales. Para hacer esta evaluación, desarrollaron una plataforma en línea que contiene información climática, costos de materias primas, patrones de consumo, entre otro tipo de información necesaria para hacer la respectiva evaluación de sostenibilidad. Dicha evaluación debe ser desarrollada por una red de expertos y certificadores acreditados quienes se encargan de apoyar a las constructoras en el proceso de certificación durante las diferentes etapas de este.

2. LEED

La certificación LEED que en inglés significa “Leadership in Energy and Environmental Design”, es quizás el sistema de certificación de edificios sostenibles más reconocido y utilizado en el mundo. La certificación LEED se ha estructurado de tal manera, que prácticamente hoy en día está disponible para todo tipo de edificios, proporcionando un marco conceptual para las edificaciones sostenibles, eficientes y que generan ahorros económicos.

La certificación LEED, dentro de su concepto de sostenibilidad para las edificaciones otorga una serie de beneficios los cuales se pueden categorizar dentro de tres grupos, que particularmente, coinciden con los ejes fundamentales del desarrollo sostenible, los cuales son: Beneficios económicos, sociales y ambientales.

Vamos a hacer una pequeña revisión de lo que esta certificación ofrece en cada uno de estos aspectos, por lo que empezaremos por los beneficios a nivel social:

– BENEFICIOS SOCIALES

Al implementar en los edificios diferentes sistemas enfocados en ofrecer una mejor calidad del aire, mayor iluminación natural, materiales con menos químicos que puedan ser perjudiciales para la salud, entre otro tipo de medidas activas que se apliquen a nivel de infraestructura, a las personas que trabajan o habitan en edificios certificados LEED se les está ofreciendo una mejor calidad de vida durante el tiempo que pasan en el interior de este, lo que influye de manera directa en aspectos relevantes como la reducción de ausencias por parte de las personas, y por ende, una mejora en la productividad de las mismas teniendo en cuenta que la salud de las personas no se vería afectada como sí podría suceder en otros casos donde no se cuente con este tipo de soluciones.

– BENEFICIOS AMBIENTALES

Respecto a los beneficios ambientales que ofrecen las edificaciones sostenibles, un estudio de la universidad de california Berkeley en 2014 determinó que las construcciones sostenibles contribuyen en la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero en aproximadamente un 50% menos si se compara con las construcciones convencionales.

De igual manera, otros estudios han evidenciado que las construcciones sostenibles, en especial aquellas con certificación LEED consumen un 25% menos de energía, 11% menos de agua, evitan alrededor de 80 millones de toneladas de residuos anualmente (en USA) y evitan la emisión de alrededor de 78 millones de toneladas de CO2 equivalente al año, lo que deja entrever los grandes beneficios a nivel ambiental que estas edificaciones tienen frente a las construcciones convencionales.

– BENEFICIOS ECONÓMICOS

En cuanto a la parte económica, las construcciones sostenibles ofrecen diferentes beneficios económicos para todos los actores asociados con el proyecto. En primer lugar, la certificación LEED ofrece una diferenciación en el mercado puesto que le ofrece una ventaja competitiva a aquellos proyectos que la implementan.

De igual manera, al ser edificios altamente eficientes permiten aplicar rentas de mayor valor en comparación con lo que normalmente se puede arrendar otro tipo de edificios, puesto que los beneficios que trae a nivel operativo son tan significativos, que les permite a los arrendatarios estar en la capacidad de pagar un poco más por el arriendo.

De igual manera para quienes construyen los proyectos, al certificarlos LEED se les permite potenciar su rendimiento financiero teniendo en cuenta el punto anteriormente mencionado, además de que la certificación permite aumentar el valor de los activos, se reducen también los costos operativos mientras se garantiza la productividad y comodidad de los ocupantes.

Al igual que la certificación EDGE, los proyectos LEED pueden ser certificados por profesionales expertos en el tema que pueden obtener una certificación emitida por USGBC, entidad promotora de la certificación LEED. Vale la pena mencionar que LEED tiene varios niveles de certificación (Normal, Plata, Oro, Platino), el cual está basado en un sistema de puntaje. De igual manera existen diferentes categorías de certificación dependiendo el tipo de proyecto que se esté realizando.

3. WELL

A diferencia de las otras certificaciones de las que ya hemos hablado, la certificación WELL está enfocada únicamente en el bienestar de las personas que habitan o utilizan los edificios, y no tanto en la infraestructura del edificio (Claro está que tiene ciertos requisitos a nivel de infraestructura).

La certificación WELL es emitida por el International WEELL Building Institute (IWBI), quienes aseguran que los espacios certificados pueden permitirles a las personas que sean más saludables, más productivas e incluso, más felices. El principal foco de atención de WELL es trazar una ruta para la creación y certificación de espacios que contribuyan a la salud y el bienestar de las personas.

La certificación WELL promueve la implementación de espacios como por ejemplo escaleras para que las personas hagan ejercicio, tiendas orgánicas dentro de los espacios donde las personas tengan la posibilidad de alimentarse de manera apropiada, sistemas de purificación del aire, entre muchas otras acciones que les permite a los espacios ofrecer unas mejores condiciones a los usuarios que contribuyan al mejoramiento de su salud.

4. LIVING BUILDING CHALLENGE

Finalmente, llegamos a la última certificación que desde mi punto de vista es una de las más importantes a nivel mundial, y ésta en particular no es muy conocida en el medio, sin embargo, es de las mas interesantes. Living Building Challenge, mas que una certificación es un desafío a quienes realizan los proyectos constructivos, puesto que la filosofía detrás de esta certificación es promover que los proyectos vayan más allá de lo convencional y pasen desde un punto que sean considerados menos malos hasta el punto en el que se les considere realmente regenerativos y sostenibles.

Esta certificación es promovida por el International Living Future Institute, la cual consiste en la estructuración de un proyecto que abarque siete categorías de desempeño o “pétalos”, los cuales son: Agua, energía, salud + felicidad, materiales, equidad y belleza.

Cada uno de los pétalos de la certificación está subdividido en varios imperativos, que completan un total de 21 aspectos para completar el desafío, los cuales pueden ser aplicados prácticamente en su totalidad a cualquier edificio nuevo o existente.

El desafío de igual manera se puede aplicar a los proyectos dependiendo el alcance de estos y define cuatro tipologías, donde los promotores del proyecto deben definir cual de esos se aplica mejor a sus necesidades. Estas tipologías son Edificios nuevos, Edificios existentes, Interiores y Paisaje o infraestructura.

Lo mas interesante de esta certificación es que promueve a que los proyectos tengas sus propias utilidades, generen su propia energía, capturen su propia agua y procesen sus propios residuos, sin embargo, no limita a que las soluciones propuestas se encuentren siempre dentro de los límites de propiedad del proyecto. Esto hace que cada proyecto sea totalmente diferente, puesto que se deben considerar las variables climatológicas y ubicación del proyecto, y sacarles el mayor provecho para lograr el desafio.

Como puedes ver, existen diferentes tipos de certificaciones a nivel mundial, sin embargo, todas desarrolladas y direccionadas hacia un mismo objetivo: reducir la cantidad de emisiones de gases efecto invernadero provenientes del sector de la construcción, con el propósito de mitigar los impactos que ésta actividad tiene sobre la naturaleza y que hoy en día contribuye de manera directa en que los efectos del cambio climático sigan aumentando.

Existen muchas oportunidades en el sector de la construcción para reducir su huella ambiental, pero depende de cada propietario de los proyectos decidir hacerlo o no. Las certificaciones de construcciones sostenibles son una buena herramienta para tener en cuenta, teniendo en cuenta los beneficios económicos, sociales y ambientales que puede traer tanto para los propietarios del proyecto como para quienes lo utilizan. Así que, si eres un actor del sector, proponer este tipo de certificaciones puede traerte grandes beneficios.

Si deseas aprender más sobre construcciones sostenibles, déjame un comentario o escríbeme para compartirte mas información. De igual manera aquí en Energía y Sostenibilidad encontrarás más artículos al respecto.

Si te gustó este artículo, no olvides compartirlo. ¡Gracias!

Descarga aquí tu E-book gratuito

Ebook – Gratis

Ingresa aquí tus datos y recibe en tu correo tu e-book gratis para que empieces a realizar acciones en tu hogar para reducir el consumo de energía y agua, y de esta manera, llevar un estilo de vida sostenible.

Artículos relacionados

Sobre Javier Areniz Flechas

Mi nombre es Javier Areniz y soy el autor/creador de ENERGÍA Y SOSTENIBILIDAD. Debido a mi experiencia personal y profesional, he aprendido la importancia de llevar una vida más sostenible, que permita contribuir a reducir los efectos e impactos generados por el cambio climático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *