Impactos Ambientales Asociados a la Hotelería

impactos ambientales asociados a la hotelería

Una de las cosas que nos gusta a la mayoría de las personas es tener la posibilidad de realizar un viaje a alguna parte del mundo, poder conocer nuevos lugares, nuevas culturas y de esta manera desconectarnos un poco de nuestra cotidianidad. Sin embargo, lo que muchos de nosotros no tenemos tan claro a la hora de realizar un viaje son los impactos ambientales que tiene el turismo a nivel mundial, y en este caso particular, quiero profundizar en la hotelería.

Parte de mi experiencia laboral la obtuve trabajando en el sector hotelero, donde tuve la oportunidad de desarrollar hoteles en varios países de Latinoamérica y el Caribe, como Colombia, Perú y Jamaica, donde hice parte de la oficina de proyectos de la compañía (PMO) ejecutando y liderando los proyectos hoteleros desde la parte técnica. Si bien, mi experiencia se centró en la planeación y construcción de los proyectos, para poder llevar a cabo esto tuve que entender en detalle como funciona la operación de un hotel, lo que me permitió evidenciar los impactos que genera la hotelería sobre el ambiente y como ésta contribuye en aumentar los efectos derivados del cambio climático.

Con esta pequeña introducción, quiero ahora contarte algunos de los diferentes impactos ambientales que tuve la oportunidad de evidenciar durante mi experiencia en el sector hotelero. Así que sin más preámbulos, empecemos con el primer impacto asociado a la hotelería que es la construcción.

Los impactos ambientales de la construcción en la hotelería

El primer aspecto del que quiero hablar es sobre la construcción de proyectos hoteleros. Cómo lo mencioné anteriormente, este fue el sector en el que me desempeñé durante el tiempo que estuve trabajando en hotelería lo que me permitió evidenciar diferentes impactos que tiene la construcción sobre el ambiente. En primer lugar, podemos catalogar la construcción hotelera en dos frentes: uno a nivel urbano donde entrarían los hoteles que son construidos en ciudades y el otro, vendría siendo a nivel rural, que incluye los proyectos hoteleros construidos fuera de las urbes, principalmente en zonas de una riqueza ambiental considerable, teniendo en cuenta el atractivo turístico que estas pueden tener.

Puesto que a nivel urbano el impacto que tiene la construcción de un hotel no difiere de la construcción de cualquier otro tipo de edificación, me enfocaré en este artículo en los proyectos hoteleros que son construidos en zonas rurales, donde su impacto ambiental es realmente alto.

La construcción de por si es uno de los sectores económicos que más contaminan a nivel mundial, llegando a ser el responsable de cerca del 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero si se tienen en cuenta los diferentes subsectores que hacen parte de la construcción (obtención de materia prima, procesos de transformación, transporte, etc.). 

Si tomamos como ejemplo un proyecto hotelero que sea realizado en una zona rural apartada, el primer impacto que se evidencia está relacionado con la fauna y flora del lugar que se verá afectada, puesto que, para realizar la construcción del hotel junto con la infraestructura necesaria para llegar al sitio, se incurrirá en la tala y remoción de una cantidad considerable de especies de flora del lugar, y como consecuencia de esto, se desencadenará en el desplazamiento masivo de diferentes especies endémicas de fauna. Es por esta razón que, en la mayoría de los países en el mundo, para poder recibir la licencia de construcción del proyecto, se debe presentar un estudio de impacto ambiental donde se haga una evaluación en detalle de la afectación a la fauna y flora del lugar al momento de ejecutar el proyecto, al igual que a lo largo de su vida útil.

Ante este panorama, es clave que se dé celeridad a promover en el mundo las construcciones sostenibles puesto que es necesario que las nuevas construcciones hoteleras sean menos invasivas a nivel ambiental, y, por el contrario, sean conceptualizados desde el inicio como un único sistema que esté en armonía con la topografía y fauna del lugar, donde los diferentes espacios de los hoteles converjan con la naturaleza, y se logre una sinergia entre ambas partes.

Una vez los hoteles están construidos, empieza la etapa de operación donde también hay otros impactos ambientales relevantes que vale la pena considerar.

El consumo de energía y otros recursos dentro de los hoteles

Cuando los hoteles entran en operación y abren sus puertas a los turistas, empieza un nuevo momento de generación de gases efecto invernadero hacía la atmosfera por parte de la hotelería, al igual que la contaminación que se produce por medio de desechos y residuos generados constantemente día a día con la operación del hotel.

En primer lugar, quiero hablar de las emisiones de gases efecto invernadero generadas debido al consumo energético dentro de los hoteles. Cuando un hotel entra en operación, la energía eléctrica es vital para su funcionamiento al igual que cualquier otra edificación, sin embargo, a diferencia de un edificio de apartamentos de ciudad donde cada residente tiene hábitos y horarios diferentes, la operación de un hotel es 24/7 los 365 días del año, lo que significa que el consumo de energía es constante y dependiendo del tamaño del hotel, alto.

Actividades básicas como iluminación, alimentación de electrodomésticos u otras necesidades que se tienen en las habitaciones por parte de los turistas, es sólo una pequeña parte del consumo energético que hay en un hotel. Para la operación básica de un hotel, se necesita suministrar energía a los cuartos fríos que mantienen los alimentos congelados, a los sistemas de aire acondicionado y ventilación mecánica que mantienen frescos los ambientes, para alimentar los sistemas de bombeo que suministran agua a todos los espacios del hotel, alimentar los equipos de bombeo de las piscinas, entre muchos otros que no voy a mencionar para no extenderme tanto.

Como te podrás dar cuenta, el consumo de energía en un hotel es bastante alto y por consiguiente, las emisiones de gases efecto invernadero producidas durante la generación de la energía eléctrica necesaria para satisfacer esta demanda, son directamente proporcionales, razón por la cual la operación de un hotel en cuanto al consumo de energía, tiene un impacto significativo sobre el ambiente.

De igual modo al consumo de energía eléctrica, muchos de hoteles dentro de su matriz energética en vez de utilizar fuentes de energía renovable, utilizan gas natural, gas licuado de petróleo (GLP) o diésel, para realizar varios tipos de actividades como el calentamiento de agua de las zonas húmedas, preparación de alimentos o para el funcionamiento de plantas eléctricas que se utilizan como respaldo de energía en el hotel. El consumo y quema de estos combustibles fósiles, termina en la emisión de gases efecto invernadero a la atmósfera, aumentando de esta manera los impactos ambientales que la operación de un hotel produce sobre el ambiente.

Otro de los recursos que los hoteles demandan en grandes cantidades para su operación, es el agua, ya que es un recurso que además de ser indispensable para la operación, es vital para la salud humana. Si el agua no es tratada de una manera adecuada, puede generar un impacto ambiental a nivel local bastante considerable. Los hoteles no solo necesitan agua para el suplir la demanda de los baños y otras instalaciones del hotel, sino que requieren altas cantidades de agua para la preparación de alimentos, la lavandería de todos los linos y toallas utilizados a diario por los huéspedes y trabajadores, el riego de las zonas verdes, sistemas de red contra incendios, llenado de piscinas, entre otros.

Si los hoteles no cuentan con plantas de tratamientos de aguas residuales y hacen una debida disposición de las aguas negras, pueden contaminar los cuerpos de agua cercanos a las instalaciones del hotel, poniendo en riesgo la supervivencia de muchas especies de fauna y flora que obtienen el agua de estos cuerpos, además de las comunidades aledañas que depende de estos para sobrevivir.

Como te podrás haber dado cuenta, a nivel operativo los hoteles tienen muchas oportunidades de ser eficientes en el uso de los recursos, pero este problema también depende de nosotros como huéspedes ya que podemos adoptar hábitos sostenibles que minimicen nuestra huella ambiental durante nuestra estadía.

Si quieres aprender más sobre como ser un viajero sostenible, te invito a descargar mi Guía del Viajero sostenible que podrás encontrar aquí, donde recopilé basado en mi experiencia, una serie de acciones concretas que puedes realizar en las diferentes etapas de tu viaje y que te permitirán ser más sostenible. Si quieres obtener tu guía, ingresa ahora mismo aquí.

Dentro de la operación de un hotel, existe otro tipo de impactos ambientales además del consumo de energía y agua, y es el relacionado con la producción y consumo de alimentos, en el cual profundizaré en el siguiente aparte.

Alimentos y bebidas para la operación hotelera

La producción de alimentos a nivel mundial es responsable de alrededor de un cuarto de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, y en el caso particular de la hotelería, para poder llevar los alimentos que consumimos durante nuestra estadía, se tuvo que pasar por un proceso de producción, cosecha, empacado, transporte y cocción, acciones que demandan una alta cantidad de energía lo que influye en la huella ecológica de los alimentos que consumimos.

Teniendo en cuenta que muchos hoteles están ubicados en zonas remotas, además de que ofrecen a sus clientes grandes variedades de alimentos, se incurre en que muchos de ellos estén en la necesidad de importar los alimentos de lugares alejados al no tener la posibilidad de conseguirlos de manera local, lo que implica que deban ser transportados desde sus lugares de origen, haciendo que se emita una mayor cantidad de gases contaminantes.

Otro impacto relevante respecto a los alimentos y bebidas en los hoteles es el relacionado con el desperdicio de estos. Muchos hoteles que están dentro de la categoría del “Todo Incluido”, donde la mayoría de sus restaurantes funcionan estilo bufé, tienden a desperdiciar mucha comida ya que aquella que no es consumida por los clientes tiene que ser desecha y no puede ser reutilizada o entregada a otras personas. Esto implica que, si los hoteles no cuentan con planes de compostaje para la comida desechada, lo más seguro es que termine en el basurero municipal descomponiéndose bajo procesos no controlados, desencadenando la emisión de gases de efecto invernadero.

Como te habrás podido dar cuenta hasta el momento, la hotelería causa grandes impactos a nivel ambiental en el mundo, por lo que es indispensable que el sector empiece a adoptar diferentes medidas para mitigar sus impactos. Promover las construcciones sostenibles, adoptar medidas de eficiencia energética, implementar fuentes de energía renovables, incentivar la agricultura urbana o local para el autoabastecimiento de alimentos, entre muchas otras opciones que pueden adoptar los hoteles para lograr que su operación sea más sostenible.

Para terminar, quiero hacerte una pequeña reflexión. Si bien la obligación de que un hotel tenga una operación más sostenible depende en su totalidad de la administración de este, nosotros como huéspedes tenemos también la opción de ser más exigentes a la hora de escoger nuestros hoteles, puesto que podemos decidir hospedarnos en uno que cuente con ciertas medidas de sostenibilidad y que les permita operar de una manera más sostenible. Te invito a adquirir mi planeador de viajes sostenibles, el cual será una herramienta de gran utilidad a la hora de estructurar tus viajes; lo puedes obtener aquí.

Finalmente, recuerda que está en nosotros adoptar hábitos sostenibles en diferentes aspectos de nuestra vida, incluso cuando realizamos un viaje. El hecho de que no estemos en nuestro hogar y que estemos pagando por un servicio, no significa que podamos derrochar y hacer un uso ineficiente de los recursos, puesto que todas las acciones insostenibles que realicemos a lo largo de nuestro viaje tendrán, en mayor medida, un impacto negativo sobre las comunidades locales, quienes son los que en realidad deben convivir con los efectos ocasionados por el cambio climático. Recuerda que, si quieres aprender de mi experiencia en cómo ser un viajero sostenible, aquí puedes obtener mi guía.

Si deseas aprender más sobre turismo sostenible, no dudes en dejarme un comentario aquí o escribirme directamente. De igual manera aquí en Energía y Sostenibilidad, encontrarás más artículos relacionados.

Si te gustó el artículo, no olvides compartirlo. ¡Gracias!

Descarga aquí tu E-book gratuito

Ebook – Gratis

Ingresa aquí tus datos y recibe en tu correo tu e-book gratis para que empieces a realizar acciones en tu hogar para reducir el consumo de energía y agua, y de esta manera, llevar un estilo de vida sostenible.

Artículos relacionados

Sobre Javier Areniz Flechas

Mi nombre es Javier Areniz y soy el autor/creador de ENERGÍA Y SOSTENIBILIDAD. Debido a mi experiencia personal y profesional, he aprendido la importancia de llevar una vida más sostenible, que permita contribuir a reducir los efectos e impactos generados por el cambio climático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *